martes, 11 de diciembre de 2012

Nuevo Cargo


Cuando salí embarazada, por supuesto empecé a planificar lo que sería mi vida con la llegada de mi Gabriel. Siempre tenía como ejemplo a mi mamá y en lo que me gustó de las cosas que hizo para criarnos a mi hermano y a mí. Mi mamá siempre ha sido una mujer emprendedora, logró todas sus metas a nivel profesional y espero que sienta que ha logrado sus sueños a nivel personal.
 
Con el conteo de las semanas de mi barriguita, siempre pensé que podría llevar a cabo mis dos facetas, la de mamá y la de mujer profesional y por supuesto, sentía que ambas caras son totalmente compatibles.
 
Cuando tuve a Gabriel en mis brazos, todo, ABSOLUTAMENTE todas mis metas, sueños, aspiraciones, cambiaron por completo, todo mi mundo se centró en mi bebé. Con el pasar de los días junto a él, sentí que mi vida, mis sueños, mis metas, estaban realizadas. Nunca me ha sentido más feliz, ver a mi bebé crecer ha sido la experiencia más bella que he tenido y tengo la dicha de disfrutar.
 
Con el pasar de la semanas de mi permiso de maternidad, un susto dentro de mi crecía día a día, me preguntaba mil veces ¿Cómo voy a hacer para separarme de Gabriel?, a pesar que fui afortunada por disfrutar del nuevo permiso de maternidad por ley de mi país (22 semanas entre pre y postnatal), comencé a sentir que mi permiso se hacía muy corto. Por lo tanto, a poner en una lista los pro y los contras de ser mamá trabajadora.
 
A nivel personal, fueron más los contras en mi lista, el tiempo para estar con mi bebé mientras yo trabajaba era muy corto. Como toda mamá quiero estar presente en las primeras experiencias de mi bebé, no veía justo que una abuela o una guardería fueran los responsables de sus primeras experiencias. Comencé a analizar mi situación laboral, salario, carrera a futuro y la verdad sentí que ya venía la necesidad de un cambio, a decir verdad, esto yo lo venía sintiendo desde antes de salir embarazada.
 
Pues el cambio se dió, y mi nuevo cargo es Mamá al 100%. Se acabaron los tiempos de entrega cortos, las evaluaciones que nunca reflejaron mi compromiso y entrega, se acabó la etiqueta de Senior. Ahora tengo un dulce, bello y exigente jefecito. Que no tiene paciencia para extender los plazos de entrega, todo es para ya!, que no permite que llegue tarde al trabajo o me quede dormida.
Por supuesto también siento miedo con este nuevo trabajo, toda la responsabilidad económica recae (por ahora) en el padre fundador de mi jefecito, en todo nuestro tiempo de pareja, se cuenta con los dedos de una mano, las veces que le he pedido dinero a mi esposo y ahora el estar sin ingresos propios y ver mi cuenta bancaria en declive, me hace pensar algunas veces si habré tomado la mejor decisión.
 
De verdad admiro a todas esas mamás trabajadoras, algunas por necesidad y otras porque aman su vida profesional. Yo no tuve el valor de dejar a mi bebé y el regresar a mi empleo tampoco era una motivación suficiente para sacrificar el tiempo al lado de mi bebé.
 
Lo que amo de mi nuevo trabajo, es que así como mi jefecito me exige, me da la mejor motivación y evaluación de mi carrera: SU SONRISA TODOS LOS DÍAS!

viernes, 23 de noviembre de 2012

Medio año

El 19 de noviembre para mi fue muy especial, mi amado bebito cumplió 6 meses!!.. Parece mentira que ya transcurrió medio año de su llegada y de cómo ha cambiado todo en mi vida. Hace apenas un año aún mi barriguita era pequeña y aún no sabía que venía en camino un varoncito :)
 
Ya mi Gabriel no es esa cosita blanca recién nacida, ahora es todo un atleta volteándose de arriba a abajo y de abajo a arriba, ya sabe que puede gritar y balbusear y todo lo que agarra cree que es un martillo jejeje.
 
Es increíble como ha cambiado mi forma de pensar en estos 6 meses, mi mundo, mis actos, mis decisiones giran en torno a Gabriel, de mis decisiones pronto escribiré, pero puedo adelantar que por delante está la Patty Mamá ante todo. Lo que pienso hoy no es lo mismo que pensaba hace 8 meses.
 
Me ha dado una afición por cosas de hacer en casa y ando fanática de hacer ponquecitos o como esta de moda decir "cupcakes", claro estoy empezando en este arte de la repostería, pero ahí voy mejorando jejeje. Quién iba a decir que me iba a enamorar del horno de mi casa, cuando antes no era precisamente una amante de la cocina, aunque sí de comer!!.
 
La Navidad está a la vuelta de la esquina y estoy super emocionada, la primera Navidad de mi bebé y mi primera Navidad como Mamá!!!!. Quiero dejar plasmada las mejores fotos en estas fechas, para poder contarle a mi hijito como fue su primera Navidad. Para mi estas fechas siempre son especiales, soy el reno perdido de Santa! y por primera vez no estoy pensando que viene también mi cumpleaños y en los regalos que voy a recibir y dar, sino todo mis pensamientos van dirigidos a mi bebé y de las tradiciones que quiero crear con él.

Creo que el día que él escriba su primera carta al Niño Jesús, estallaré en lágrimas de emoción. Mis padres siempre trataron de llenarme de ilusión y cumplir mis deseos y quiero que mi hijo sienta la misma o más emoción que lo que yo sentía de niña!... Espero en lo posible que mi esposo también sienta pasión por esta fechas, él es el hijo perdido del Grinch jejejeje.... aunque creo que como ya es papá su forma de pensar esta cambiando :)
 
Me siento cómoda de tener una especie de rutina con mi bebé, ya estoy totalmente acostumbrada a dormir pocas horas y con interrupciones. Como he contado a Gabriel le gusta dormir boca abajo y ahora como se voltea dormido es un "drama" si se pone boca arriba jejeje. Llora con los ojitos cerrados y me toca levantarme y acomodarlo en su posición preferida. Por lo tanto, unas 2 o 3 veces en la madrugada me toca hacer esta operación.
 
Estoy feliz porque aunque físicamente Gabriel es un clon de su papá, tiene ciertas cositas mías y algo que le ha gustado mucho es su cremita de verduras, mi sopa preferida!!. Ya mi gordito sabe que cuando le pongo su canal de comiquita en la tarde viene su sopita y me da risa como abre su boquita para comer, sin despegar los ojos del TV... en esto si es idéntico a su progenitor jajaja.
 
En lo que si es igualiiiito a mi, es en nuestro amor por salir, pasear y conocer cosas. Los dos nos aburrimos como ostras si pasamos mucho tiempo en casa jejeje. Cuando salimos Gabriel es el bebé más feliz, hasta se olvida de pedir su comida y es increíble como se fija en los sonidos, las luces y en las personas. Me da mucha risa entrar con él en un ascensor, porque mira fijamente a las personas que hay alrededor y por supuesto, si alquién le habla, ahí mismo "enseña su encía" jejejeje. Hasta ahora ha demostrado ser un bebé muy sociable.
 
Como ven, estoy super feliz siendo mamá y ver que mi bebé esta creciendo sanito y FELIZ!!... Ahora a esperar ansionsa sus gateos y por sobretodo que diga MAMÁ!! :)
 
 
 

sábado, 17 de noviembre de 2012

Mi hijito mayor

Mi Ron cuando era hijo único
Revisando mi Facebook, donde sigo a muchas asociaciones en favor de los derechos de los animales, cada día me pongo triste viendo la cantidad de perritos y gatitos que buscan un hogar, así como veo casos de mascotas que han sido regaladas y en varios casos botadas a la calle porque viene un bebé en camino a la familia, cuando leo esas historias me dan un escalofrío horrible y ganas de decir de todo.
 
Vengo de una familia grande y sobretodo por el lado de mi mamá, amantes de los animales, desde bebé yo he estado en contacto con perritos y gatitos, tengo hermosos recuerdos de mi infancia jugando con ellos y todas las mascotas de mi familia que ahora están en el cielo, tiene un espacio reservado en mi corazón. Desde que tengo 17 años, mi vida cambió aún más a favor de los gatos, me encontré un baby gatito perdido y mojado en mi universidad y no resistí la tentación de ayudarlo y llevarlo a mi casa, mi mamá me dijo que no podíamos tenerlo, que no teníamos tiempo, pero me dejó ayudarlo y desde que nuestro "Pillete" entró a la casa se robó el cariño de todos jejeje, nunca más salió hasta que se fué al Cielo, y desde ese momento empezó nuestra lucha a favor de los gatos callejeros. Hemos luchado en contra de los feos mitos que hay alrededor de los gatos, que hasta me han dicho que son diabólicos...
 
Hace casi dos años, un día que iba al trabajo en el carro, oigo que el carro "maulla" cuando iba andando, paraba y dejaba de maullar, seguía y erán mas duros los maullidos, me entró la desesperación ya no había duda que habia un gatito en el motor y yo temía que estuviera atrapado y a punto de morir, terminé en una estación de bomberos, donde me ayudaron a rescatarlo, y así "nació" mi Ron, un parto natural a través del parachoques del carro jejejeje. Volvió a la vida un simpático gatito naranja, y como era tan pelirrojo me recordó al personaje de Ron Weasley de Harry Potter. El día del rescate por supuesto me enamoré de el. Estaba tan asustado, pero luego de un buen baño y comidita y por sobretodo mucho cariño se sintió de nuevo vivo. Al principio, como mi esposo y yo trabajamos fuera todo el día, no era opción quedarnos con él, pero era tan bebé y tan juguetón, que mi esposo no tuvo el valor para obligarme a llevarlo a otro lado. Su llegada revolucionó nuestro hogar y yo fascinada de volver a vivir con una mascota.
 
A los 10 meses de la llegada de mi adorado Ron, la hermosa noticia "estamos embarazados", mi gatito trajo la vida a nuestro hogar, de hecho él fue el primero en enterarse de la noticia jejeje. Mi Ron es mi sombra en la casa y su pasatiempo favorito es acompañarme en el baño!. Con el crecer de la pancita, muchas personas que sabian que tengo gatos empezaron con sus "consejos": que vas a hacer con Ron, lo vas a regalar verdad???, los gatos y bebés no son compatibles, tu gato le va a robar el aliento, los pelos de gatos son terribles para los bebés, va a tener alergia desde el primer momento y por sobretodo... tienes un gato, vas a tener toxoplamosis en el embarazo!!.... Dios, la mayoría de las veces trataba de hacer oidos sordos, pero a veces me desesperaba la verdad... Mucha gente estuvo pendiente de mis resultados del examen prenatal de la toxoplamosis y que tal, totalmente Negativo. Todos estos años de mi vida, ayudando a gatitos de la calle, acariciándolos, llevándoles comida, curándolos cuando estaban heridos. En mi casa cuidando a nuestros gatos, limpiándole su cajita de arena... y Negativo, yo estaba siempre tranquila, nunca tuve miedo a enfermarme con mis gatitos, yo sabía que nada me iba a pasar. Más bien, las personas que he conocido que han tenido toxoplasmosis, en la mayoría no han tenido gatos y ha sido por comer porquerías en la calle.
 
Por suerte mi obstetra, siempre me dijo que no escuchara consejos de nadie, que mi gato nada me iba a hacer jejeje. Durante mi embarazado mi Ron estuvo más pegado a mi y más cariñoso, Roncito no es muy mimoso, pero supo que mi barriguita me ponía más cariñosa con él y recibió mi cariño feliz jejeje.
 
Llegó el momento esperado de que conociera a mi Gabriel, y se portó super bien, un poco asustado por la nueva presencia, se escondía cuando Gabriel lloraba, pero a los días más bien me avisaba si Gabriel lloraba, como todo gato tiene curiosidad por las cosas nuevas, yo dejo que entre al cuarto de mi bebé bajo mi supervisión, el explora, huele y después se va. Yo dejo que le huela los piecitos a Gabriel, ya mi bebé ha notado la presencia de Ron y cuando está cerca lo ha tocado y Roncito se deja tocar por mi bebé tranquilo. Cuando Gabriel está en su bouncer, Ron se asoma por detrás y le huele la cabecita, a mi me da mucha risa. En fin, la interacción ha sido mejor de lo que yo esperaba... y todas esas creencias maquiavélicas sobre los gatos y bebés han resultado más que mentiras!.
 
Respeto mucho a las personas que no les gustan los animales y en especial los gatos, siempre y cuando no les hagan maldad. Sin embargo creo que a estas alturas del siglo, debemos concientizarnos acerca delos animales de compañía y de los beneficios que traen para nuestros niños. Creo que nuestro deber como padres es enseñarles a nuestros hijos a respetar a los animales y si tenemos mascotas enseñarlos a cuidarlos y quererlos y por supuesto mientras sean niños nunca dejarlos solos con las mascotas sin nuestra supervisión.
 
Yo estoy feliz de que mi hijo se críe con una mascota, tendrá la misma experiencia que yo jejeje. Su abuela materna tiene un perrito que ya adora a mi bebé y mi Ron será su compañero de travesuras. Ahora estoy expectante de cuando mi bebé empiece a gatear... ya me imagino el infarto que le va a dar a Ron jejejejejeje.
 
 

sábado, 20 de octubre de 2012

5 mesesitos





Hola de nuevo, aprovechando un poco el tiempo mientras mi príncipe duerme :)

Ayer mi bebito amado cumplió ya 5 meses... qué rápido va pasando el tiempo y cuánto ha cambiado mi bebé, ya no es ni la sombra de cómo era cuando nació, ya cada día se forma como personita y esta desarrollando su carácter y yo también cada día empiezo a hacer cada vez más cosas, tratando de crearle una rutina a mi bebito y poder sacar un poquito de tiempo para mi.

Ya los meses de sentirme como en otro mundo se fueron, ya siento que conozco a mi gordito, recuerdo sobre todo el primer con él y ahora me da risa y hasta un poco de nostalgia de esos momentos. Llegar a la casa con un bebito con menos de 72 horas de nacido, con una herida de cesárea y con el festival de las hormonas postparto, todo una mezcla perfecta para sentirse en la dimensión desconocida jejejeje. Recuerdo cuando lloraba, como lloré en mi carro la primera vez que salí sola sin mi bebé, ese día me sentía egoísta  porque salí para tomarme un poco de tiempo para mi (que me sirvió bastante no lo niego). La depre postparto ahora la veo divertida, lloraba hasta por mi gato, lloraba cada vez que mi mamá se iba en las tardes, lloré a mares cuando mi esposo se reincorporó al trabajo jejeje.

Ahora disfruto de mis horas a solas con mi bebé, presiento que ya lo estoy convirtiendo en un internet-adicto jejeje. Por sobretodo ADORO hacer mis siestas con él sobre mi pecho, siento que nos convertimos en uno y disfruto de su carita cuando se despierta y me ve cerquita de él.

Ya mi bebé está grande, navega de proa a babor en su cuna, todas las mañanas lo consigo en una posición distinta, aunque aún no se voltea mucho, mi príncipe se impulsa con sus piernitas, parece un pececito. Ya empezó a tomar juguitos de lechoza (papaya), melón... mmm le encantó el melón!, compotas de cambur y a tomar cremita de auyama (calabaza), hasta ahora ha mostrado mucho interés en probar los sabores y yo disfruto a mares con sus caritas mientras saborea.

También empezó a diferenciar texturas de la ropa y le llama mucho la atención los colores, hace poco me puse una blusa con muchos colores y mi bebé pasó rato tocándola y viendo los colores.. Ahhh y también ya fija en Ron, nuestro querido minino.

Así como ya el tiene 5 meses, me queda mes y medio para que termine mi permiso de maternidad, y se me hace un nudo en el estómago, nada más pensar en dejar a mi bebé y pasar tanto tiempo sin él.... :(

Como nota divertida, un día me atreví a bañarme con mi bebé dentro del baño en su coche, así me podía ver mientras yo me duchaba jajaja, fue muy divertido, asomarme a cada rato a través de la cortina de baño para que el no pensara que estaba sola jejejejejeje. Ha sido el baño más rápido de toda mi vida!

Y como nota medio negativa, esto del festival de hormonas postparto no acaba, se me está cayendo el pelo por mechones :(

Pero bueno no me quejo de eso, bastante fue el tiempo que mi cuerpo se tomó para dar vida a mi bebé, no puedo pensar que voy a estar como una modelo de revistas. Tampoco antes de ser mamá lo era jejejeje.

Saludines!!!!

lunes, 1 de octubre de 2012

Que no digan que no lo intenté... La Lactancia

Llevaba ya días pensando que tenía que escribir sobre esto, tal vez para liberarme, soltar la "culpa" o simplemente "echar el cuentito".

Pues así como idealicé mi parto natural y terminé en cesárea, también durante mis 38 semanas de gestación soñé feliz con darle a mi bebito su lactancia exclusiva lo más que pudiera y el resultado fue otra cosa.

Cuando quedé embarazada y como preñaita en tiempos de Internet,  navegaba feliz por miles de paginas web sobre el embarazo, lactancia, cuidados del bebé, etc, etc, etc. En casi todas decían sobre lo maravilloso que es darle leche materna a nuestros hijos, que no hay excusas para no dar pecho. Leí muchas páginas sobre los mitos de la lactancia y en todas decían: "Los pezones planos no son problemas para amamantar".

Yo pertenezco a ese grupo de mujeres que tenemos nuestras teticas con pezón tímido y la verdad nunca me ha molestado. Confiaba en que no iba a tener problema alguno a la hora de alimentar a mi bebé.

Realicé mi curso prenatal, donde me informaron que contaba con una enfermera consultora de lactancia, que me iba a dar apoyo al momento de amamantar por primera vez a mi bebé. Yo super feliz, de verdad estaba  muy involucrada en tener todo lo más natural posible, a veces me decían mamá hippie jejeje, pero sigo creyendo que eso es lo mejor, Las bondades de la naturaleza son infinitas.... pero no tan fáciles de obtener.

Confiada en poder amamantar, ni compré extractor de leche, mi mamá siempre precavida me regaló un set de teteros para recién nacido, yo miraba la caja y pensaba: "bueno los usaré cuando Gabriel empiece a tomar jugos jejeje".

El día que llegó al mundo mi bebito fue un sábado, algo muuuy importante que no dijeron en la charla prenatal, es que la consultora de lactancia sólo trabaja de lunes a viernes,  ¿qué tal? (de esto me enteré cuando fui invitada ya como mamá al curso prenatal), en su lugar vinieron 2 enfermeritas, con cara de niñas y que por supuesto ni mamás eran.

Al momento de traerme a mi bebito, yo ya con el malestar de la cesárea, cuando saco mi tetica el comentario: "Ay! no tienes pezón grande, bueno vamos a intentar", mi hermoso bebito sí mostró su instinto de mamar pero necesitaba más ayuda y paciencia en su primera vez; sin embargo esa ayuda no la tuvimos ni él ni yo. Hoy pienso que estas enfermeras sólo querían que el bebé se prendiera rápido de mi seno para ellas irse y se olvidan de fomentar y ayudar al apego madre-bebé.

Mi bebito intentaba chupar y yo con mis nervios intentaba colocarle la tetica "obligado", y las enfermeras hacían lo mismo. A los 10 minutos "mi enfermera ayudante" se rindió y dijo: "vas a tener que usar pezoneras" y se llevaron a mi bebé para alimentarlo con tetero... Empezó mi depresión postparto. 

Mi esposo salió corriendo a buscar las benditas pezoneras, al día siguiente el nuevo intento con pezonera, Gabriel se prendió como pudo de mi tetica y tuvo su ración de calostro, fui feliz cuando vi que brotaba de mi seno ese líquido maravilloso, pero con la decepción de que mi bebé lo recibiera con un "plástico" entre él y yo.

Esa primera semana con mi hijito fue lactancia mixta, situación que me perturbaba enormemente, odiaba tener que usar las pezoneras, mi instinto me decía que así mi bebé nunca iba a aprender a amamantar. También odiaba tener que darle leche de fórmula a mi bebé tan chiquito. Esta situación unida al festival de hormonas que había en mi cuerpo, no permitía que tuviera mucha cara de "mama feliz recién parida".

A los 10 días, luego de seguir buscando en Internet la manera de que mi bebé aprendiera a amamantar y luego de pedir ayuda a la instructora de mi curso prenatal, me recomendó ir a un lugar muy bonito, "Lactarte Cooperativa", una de sus directoras, Kaustky, buscó un tiempito extra en sus ocupaciones para atenderme. Ese día fue excelente, Gabriel estuvo más tiempo en mi pecho y hasta aprendí que los bebés saben tomar leche en vasito y que esta técnica ayuda a que los bebés aprendan a mamar. Ese día confirmé mi sospecha, NO ES LO MISMO MAMAR DE UNA TETA QUE DE UN TETERO, y que los bebés son como una esponjita de aprendizaje desde que nacen, a mi bebito lo atiborraron de teteros en el retén de la clínica y el aprendió muy rápido la "comodidad" de comer con tetero. Con la tetica, él tenía que estimular un rato para que la leche empezara a salir.

Regresé a mi casa ilusionada, pensando que en unas semanas mi bebito sólo tomaría su leche de mi tetica... Tampoco fue así, ese primer día se portó bien, pero luego el sí me chupaba, pero seguía acostumbrado a su "condicionamiento" de la leche rápida con el tetero. Me chupaba 5 o 10 minutos y luego lloraba por tu tetero. Lloraba él y lloraba yo también, tuve que seguir con la lactancia mixta.

Reconozco que me obsesioné, si salía a pasear y veía a una mamá amamantando, sentía un nudo en el estómago y pensaba ¿por qué yo no lo logro?, soy mala madre por darle fórmula a mi bebé. Tengo leche y no puedo dársela completa. Me deprimí bastante, pasé días leyendo sobre lactancia en vez de dormir. Recuerdo mucho colocarme a mi bebé sobre mi pecho desnudo y ver como de mis senos brotaba leche, el sólo contacto de mi bebé los estimulaba... Pero Gabriel seguía chupando poco y llorando para que su leche saliera rápido.

Me estimulaba los pezones con el fondo de una inyectadora, esto ayudo a que tuviera un poco más de pezón y mi bebito tomara el seno más rápido, pero él se "fastidiaba" de chupar tetica. Hubo momentos en que él tenía hambre y yo le ponía el seno y lloraba más. Yo seguía luchando. 

Después de 3 meses en batalla a favor de la leche de mis teticas, la mirada suplicante de mi bebé me hizo entender que él igual me quería si sólo le daba su tetero. Mi esposo y mi mamá me apoyaron siempre en mi deseo de amamantar, pero también me decían que no era mala madre por darle tetero a mi bebé.

Mi Gabriel es un bebé muy sano GRACIAS A DIOS Y LA VIRGEN, le gusta comer y ya está empezando a tomar juguitos. Me siento feliz por mis 3 meses de lucha a favor de la lactancia, aprendí mucho y sigo convencida de que la leche materna es lo mejor para los bebés, a pesar de no haber logrado mi objetivo: amamantar exclusivamente.

Mi bebé no fue el culpable, ni siquiera mis pezones, tal vez la culpa sea nuestro sistema de salud (en Venezuela), que apenas está despertando de nuevo inculcando los beneficios de la lactancia materna, tengo muchas críticas en como me trataron cuando estuve en la clínica, estoy convencida que es muy importante que un bebé aprenda a mamar desde que nace y mientras se esté hospitalizada. Ningún hospital o clínica debe dar de "alta" a una madre si su bebé no está lactando bien (claro hay circunstancias especiales para que esto no se dé, como un parto prematuro, bebés con problemas de nacimiento, o problemas de salud de la madre).

Sin embargo agradezco que existan ahora muchas mujeres y organizaciones en pro de la lactancia en Venezuela. Gracias a Lactarte por la ayuda que me brindó, a la doctora Antonieta de Leche y Miel. 

Si tan sólo me hubieran colocado a mi bebé desde que nació en mi pecho, si las enfermeras me hubieran ayudado más, tal vez mi historia hubiera sido diferente....



Para las interesadas en Venezuela para apoyo a la Lactancia Materna, visiten sus páginas web

- Lactarte Cooperativa: lactarte.blogspot.com/
Leche y Miel: www.lecheymiel.org


sábado, 22 de septiembre de 2012

Positivo!

22 de septiembre de 2011
 Hoy me levanté con los recuerdos a mil. Hoy se cumple exactamente un año, cuando finalicé mis sospechas y comencé el cambio más hermoso de mi vida. Hoy se cumple un año que supe que venías en camino mi pequeño bebé.

Llevaba días sintiéndome extraña, calambres en el vientre inusuales, sensibilidad en los senos, un hambre voraz. Llegó el día marcado en mi calendario para que llegara la "visita" y ésta no llegó, mi corazón se aceleraba pensado: "Será que si??", pero me decía vamos a esperar, tranquila, no te emociones jejeje. 

La madrugada del 22 de septiembre del 2011, la pasé muy intranquila, sueños extraños, me desperté varias veces en la noche, y me decía no aguanto, tengo que saber. Así fue como a las 5:30 am, ni siquiera esperé que sonara el despertador jejeje, directo a mi baño y ha abrir con nervios mi cajita de "Clear Blue", mi Roncito como siempre conmigo en el baño, jugando con mis pies y curioso por la cajita que tenía en mis manos. Tuve en mi manos el "palito" y sonreí, no sé porque pero en ese momento supe que no iba a haber equivocaciones y así fue. Hice la prueba, mirando expectante como se llenaba de azul la línea horizontal y luego súper rápido la línea vertical que confirmaba mis sospechas, mientras esta línea se ponía azul, mis lagrimitas de felicidad se asomaban a mis ojos, SIII NUESTRA SEMILLITA ESTABA EN MI PANCITA!!!!!.

Mi gatuno me miraba fijo, como diciendo: cuándo me vas a dar ese palito para jugar!! Lo miré y le dije: "Vas a tener un hermanit@!!!. Si, mi Roncito fue el primero en saber la noticia jejejeje.

Conociendo a mi esposo gruñon dormilón, pensé se lo digo ahora o espero??, pero la emoción era demasiado grande. Me acerqué y le dije tocándolo: Mi vida vas a ser papá!!... El gruñendo me dijo: ¡Cómo me dices esas cosas a esta hora! jajaja. Yo un poco decepcionada me fui y enseguida el grito ¡Patricia ven acá! . Regresé y me tumbé en la cama con él. Mi espochi sólo decía: Es en serio, tan rápido lo hicimos???!!... y ahora?? jajajajaja. Pues ahora a la clínica a hacerme la prueba oficial!!.

Llamé a mi jefa y le dije que iba a llegar tarde porque me iba a hacer el examen de perfil lipídico, porque me dolía mucho la cabeza jajajaja (ella sabía que yo sufría de colesterol alto y pensé que era la mejor excusa jajajajajaja), mi jefa no muy convencida me dijo que ella sospechaba otra cosa jajaja. No importaba, yo caminaba al laboratorio de la clínica como si el camino fuera de nubes :), ese día todo me parecía muy bonito. En dos horas me dieron la respuesta oficial: POSITIVO.

Por supuesto ese día no me pude concentrar en más nada, sólo hablaba emocionada con mi "semillita", mi felicidad fue demasiado grande, demasiado plena.

Me tuve que contener las ganas de llamar a mi mamita y decirle a los cuatros vientos: vas a ser abuela!!. Pero la noticia no se esperó mucho, al día siguiente se los dijimos a los abuelos, su caras de asombro y emoción aún las recuerdo perfectamente jejejeje.

A partir de ahí he sido plenamente feliz, mi embarazo fue genial, ya no me importaba que estuviera "llenita" jejejeje.

Hoy escribo esta líneas, con mi "semillita" haciendo su siesta mañanera a mi lado. Gabriel ya está con nosotros desde hace 4 meses. Cuánto ha cambiado mi vida desde hace un año!!!

Gracias Dios, Gracias Virgencita del Valle!! GRACIAS VIDA!!!!.

Con mi semillita de 4 semanas de gestación


lunes, 17 de septiembre de 2012

Recordando a mi Manchis

 Ayer 16 de septiembre, ya un año que te nos fuiste de la manera más inesperada. Por esas fechas mi cuerpo estaba cambiando y aunque yo tenia leves sospechas, mientras lloraba tu partida, un regalito dentro de mi comenzaba a crecer.

Me hubiera gustado ver tu carita y curiosidad al ver a mi pequeño Gabriel, pero sé que desde el Cielo de los Gatunos todas las noches nos ronroneas.

Te extraño mucho mi Manchis, mi gordurita querida!

Posted by Picasa

miércoles, 5 de septiembre de 2012

3 meses y 2 semanas: Mi experiencia del otro lado :)

Uy cuanto tiempo sin volver por aquí y  escribir un poco, mi pequeño retoño ocupa todo mi tiempo y yo feliz. Como siempre he escrito, cada día es una experiencia y aprendizaje nuevo.
Ya son un poco más de 3 meses con mi adorado Gabriel y cómo hemos aprendido los dos a ser felices. Poco a poco la tranquilidad ha vuelto a llegar a mi vida, después de los primeros 2 meses de descubrimiento, ya hay una especia de "rutina" creada entre los dos. Ya mi bebito duerme más en las noches, por lo tanto mami tiene garantizado por lo menos 6 horas de sueño corridas... un avance soñado para todos jejeje. Ya mami reconoce todos los llantos, sabe cuando es hambre, cuando es sueño y cuando es: "Mami sólo quiero que me abraces un rato :)". Ya tuvimos la primera experiencia los dos solitos en la calle jejeje, si, me atreví a salir y manejar sola con mi bebito jejeje. Gabriel adora salir, trato de pensar como bebé y me imagino lo asombroso que debe ser para él descubrir todo: luces, colores, sonidos, caras, todo deber ser una experiencia en su mini vida y cuán feliz me siento cuando veo a mi bebé que se desarrolla sanamente (aquí lo tengo, viendo mis dedos moverse en el teclado jejeje). 
La semana pasada tuvimos los 3 (papá, mamá y Gabriel) una experiencia bellísima, nuestra instructora del curso prenatal nos contactó para que habláramos sobre nuestra vida de papás a la barrigonas del curso de este mes... Guao, que sentimientos pasaron por mi mente cuando me senté al frente todas esas mamás ilusionadas y pensar que sólo 4 meses y medio atrás yo estuve sentada en ese mismo lugar, escuchando expectante a los papás invitados. En ese momento, yo super ilusionada esperando mi parto normal y tener una lactancia exclusiva mínimo hasta los 6 meses jejejeje, cuán distinta fue mi realidad... A mí ahora me tocó narrar mi experiencia de mi cesárea y mi tropiezos con la lactancia jejeje. Fue liberador poder contar todo, en todo este tiempo entendí que no se pueden idealizar las cosas, que la maternidad no es como en la películas, que el día que nace tu bebé, uno está inmensamente feliz, pero tambien muy adolorida si tienes cesárea y eres primeriza jejeje. Me pareció muy importante narrarle mi experiencia con la mayor sinceridad posible: dolor, depresión postparto, noches sin dormir y cansancio como nunca antes se había sentido jejeje pero todo eso mezclado con la mayor felicidad posible para una mujer: tener a tu bebé en tus brazos.

Los dejo por ahora y hasta un próximo blog, me retiro a mi tertulia con Gabriel: aguu, brrr, grrr...  :)

jueves, 26 de julio de 2012

Cesárea VS Parto Normal (Parte II)

Ahi estaba mi esposito, esperando para entrar a la sala. No pensamos que Gabriel fuera a nacer ese sábado y no teniamos la cámara con la pila cargada y el celular de mi esposito ya casi tenía la pila en out... Pero yo en esa sala de operaciones ni pensaba ya en eso. Sentía como me abrian, los doctores ponian música y hablaban de sus cosas personales. Sólo recuerdo el momento cuando el obstetra dijo: llamen al papá y al minuto oí llorar a mi bebé... La primera respiración y llanto de mi bebé, se me nubló todo y empecé a llorar, pedía a voz baja que me enseñaran a mi bebé. A los pocos minutos se asomó a mi lado a mi esposito, para decirme que Gabriel estaba bien y sanito, que no pasó nada, yo sólo le dije, quiero verlo, quiero verlo. Al segundo apareció una enfermera con mi bebé, me lo puso al ladito de mi cara solamente y me dijo dale un besito y zaz se lo llevaron. Mi momento soñado no fue como tal, no pude abrazar a mi bebé recién nacido
El momento más humano para una madre, para una mujer, los protocolos clínicos lo eliminan. Ahí quedé solita luego, mientras me "cerraban" de nuevo y luego a la sala de recuperación, que se me hizo eterna, sólo llorando y pensando en mi bebé.

Luego a la habitación, sin mi bebé aún, mi mamá (mi papi estaba de viaje justo ese día), mi hermano, mis suegros, todo el mundo felicitandome y hablándome, no se porque, pero yo me sentía en el limbo, en otro mundo, cuando vi a mi mamá solo sentía ganas de llorar más el dolor que empecé a sentir por la herida que despertaba y nuevamente, sólo pensaba en mi bebé. Me ponen en la cama y al rato me traen a mi hijito querido, con todo el gentío en la habitación, nuestro reencuentro no fue tan íntimo como pensé, al igual que el momento de la primera lactancia (pero eso es tema para otro post).

Hoy en día no entiendo como hay mujeres que prefieren una cesárea, el momento de recibir a mi bebé, el más hermoso de mi vida, estuvo marcado por mucho dolor, no podia cargarlo como quería y para colmo llena de gases. Sentarme era un suplicio, ni que decir el momento que me hicieron caminar. El parto es un dolor y ya, y ahi estaba yo con un dolor que iba a durar varias semanas. Cuando tenía 13 semanas de embarazo caí con bronquitis, estuve 4 dias hospitalizada y aburrida en la clínica, naaadie fue a visitarme (sólo mis suegros). Pero ahora toda mi familia feliz por la llegada del nuevo miembro, fue a verme, justo cuando yo lo que queria era tranquilidad e intimidad para superar mi dolor y estar con mi bebé, sólo en 2 días que los médicos dan para recuperarse de la cesárea en la clínica. Sé muy bien que la intención de mi familia era la mejor, ya hacia tiempo que no había un bebé en la familia, sólo que mis dolores no permitían que yo tuviera una mejor disposición.

Mi mamá se molestó un poco por mi actitud, si estaba feliz, cómo no estarlo, mi bebé estaba ya con nosotros, es más hermoso de lo que soñé, pero la verdad sentía mucho dolor e impotencia para atender gente, ni ir al baño podia hacer sola. Mi esposito con muuucha paciencia me soportó esos 2 dias y noches en la clínica, en los cuales no descansé mucho por lo gases horribles (y las visitas) y yo pidiendo a la enfermeritas rídículas que estaban de guardia ese fin de semana que por favor me ayudaran a apaciguar el dolor. Sólo una, la última noche entendió que me sentia mál y me colocó un edema que me ayudó a librarme de los gases malucos, ahora sólo tenia que soportar la molestia de la herida, eso fue un lunes, ya todos trabajaban y la tranquilidad reinó para esperar el alta y llevarme a mi bebé a la casita.

Hoy me miro en el espejo y veo mi cicatriz, por donde en realidad salió mi bebé. No le tengo mucho aprecio jejeje y estoy aqui estoy narrando mi experiencia de la cesárea, drenando todo lo que he pensado estos dos meses sobre ella. Por su puesto al llegar a casita el dolor de la operación seguía y tuve que soportarlo casi un mes más, ya hoy casi no molesta, aunque queda una insensibilidad rara cerca de la herida, el doctor me dijo que iba a durar como 6 meses más esa sensación :(, todavía no puedo hacer ejercicios para librarme de la pancita que me quedó, parezco embarazada de 3 meses jejejeje. Lo gratificante es ver a mi bebito crecer sanito y hermosísimo.

Si alguna mujer asustada por parir lee esto, espero la ayude para entender que lo natural es lo mejor, Dios no puso a parir, es lo más saludable para la mujer. Yo no pude vivir esa experiencia natural, pero si mis palabras ayudan para que más mujeres den a luz por parto normal, sentiré que aporto un granito de arena! 


Cesárea vs Parto Normal (Parte I)

Cuando se me ocurrió la idea de iniciar un blog, en realidad fue para contar mi experiencia dando a luz por parto normal en Venezuela. Algo que muchas mujeres de mi país no quieren vivir, por terror al "dolor y sufrimiento" y de una le dicen a sus obstetras que quieren cesárea. Y así mismo , muchos doctores programan cesáreas, para agilizar sus citas y sus "ganancias".

Cuando salí embarazada, mi mayor ilusión era parir a mi bebé, sentir la misma experiencia que tuvo mi madre al tenerme, nunca ví ese momento como algo de sufrimiento, sabía que podía doler, pero mi mamá siempre me decia es un dolor que pasa en lo que ves nacer a tu hijo. Así que día día de mi barriguita, fue recreando ese momento en mi mente. Me visualizaba tranquila, con mi esposo nervioso tomando mi mano, diciéndome que todo iba a pasar :) y luego mi bebé en mis brazos... Muy lindo verdad...

Inicié mi curso prenatal, con una psicóloga maravillosa, que me hizo visualizar con más amor el momento de tener a mi bebito, me llené de más energías y cuando en el trabajo me decian que estaba loca por tener a mi bebe de manera natural, que para qué queria sufrir, simplemente reía, ya no quería seguir discutiendo, hasta hubo comentarios de que si paría iba a quedar muy ancha "ahí" y que luego mi esposo ya no iba a querer estar conmigo jajajaja. Comentarios de gente que ha estudiado toooda su vida y son profesionales jejejejejeje. Todavía me sigo riendo.

Mi obstetra siempre me dijo que es partidiario de los partos normales, pero que el eválua la condición y si no podía parir, no me iba a someter a horas de dolor para mi y al bebé, yo simplemente pensaba si mi mamá parió dos veces, yo también puedo. Llegaron las 37 semanas y llegó el momento de la evaluación, el esperando tacto, y auchh que dólor con esa exploración, yo simplemente pensé en ese momento, que era por incomodidad y por la presión de mi barrigota, pero llegarón las temidas palabras de mi doctor: "Tienes la pelvis muy estrecha, vas a sufrir mucho pariendo y yo no te voy a someter a eso".... Un balde de agua fría cayó sobre mi, yo pelvis estrecha, cuando soy una mujer de caderas anchas y un poquito pasada de peso, como que no puedo parir... Mi doctor se dió cuenta y me dijo los pros y la seguridad de la cesárea y decía mil veces, no te voy a someter a un sufrimiento de horas cuando al final vamos a tener que recurrir a una cesárea. Mi esposo me apoyaba muchísimo en tener a nuestro hijo de manera natural y salimos tristes de esa consulta. El doctor quería programar la cesárea para el 17 de mayo, por lo menos logramos convencerlo que de mi bebé decidiera el día, yo quería por lo menos sentir mis contracciones y tratar de tener mi cesárea por lo menos lo más "natural" posible.
Saliendo de la clínica llamé a la instructora del curso, ella me inspiró a seguir, que pensara que si iba a poder parir y que caminara mucho, y así lo hice.

Lo que más recuerdo del curso, fue que nos dijeron que se aprobaba mucho una cesárea en casos de preclampsia y cuando el bebé se hace popó adentro. El universo conspiró para que yo aceptara mi cesárea, porque el 19 de mayo, mi bebé no se aguantó y se hizo "tinta" dentro de mi jejejeje. Ese día sentí un líquido, que en ningun momento fue transparente o amarilloso, era verde. Mi mamá me habia comentado del caso de una amiga, y de una supe que mi bebé se había hecho popó, un sábado a las 7 am, Dios me dió mucha serenidad, sentía como salía ese líquido, desperté a mi esposo y llamé a mi doctor, él en ningun momento me dijo que mi bebé corría peligro, seguramente para no asustarme, sólo me dijo que me fuera a la Clínica, pero que lamentablemente el no podía estar porque justamente ese día estaba fuera de Caracas con su familia... eso si me asustó, ahora me iba atender un doctor que no conocía... Así nos fuimos a la clínica que gracias a Dios, nos queda a 5 minutos de nuestra casa. Llegamos y yo me fui tranquila caminando a la unidad de maternidad, mientras mi esposo estacionaba el carro. En la entrada de la clínica me obligaron a sentarme en una silla de ruedas jejeje, las odio, pero bueno, protocolo que cumplir, y me llevaron a la unidad de maternidad, donde ya mi doctor había informado que yo iba de urgencias y me estaban esperando. Fue una muchacha joven la que me atendió, pero nunca voy a olvidar el tacto horrible que me hizo, no hubo nada de delicadeza, me ocasionó un dolor terrible, la enfermera sólo me tomaba mi mano y me miraba cuando yo gritaba del dolor, fueron 5 minutos terribles. De una me dice que tengo ya líquido meconial y que me tienen que hacer mi cesárea de urgencias, llaman a mi esposo le informan todo y que vaya a "admisión", mientras a mi me preparan para la operación. Yo sólo me encomendé a la Virgen y le pedía por mi bebé.
El anestesiólogo fue la persona más simpática en todo momento, me hacia sentir tranquila, me puso la anestesia sin que yo me diera cuenta y me hablaba de todo lo que iba  pasando, recuerdo que me decía que la cesárea era como ir al dentista, que no me iba a doler pero iba a sentir que me tocaban por dentro jejeje y la verdad así fue. Me sentia indefensa, con la cortina que tapaba lo que los doctores y lo que me hacían, antes de que me abrieran vi a mi esposito de lejos cambiandose la ropa y lanzandome besitos...
 

miércoles, 25 de julio de 2012

Ya son dos meses!


Siendo mamá de Gabriel, me ha sido difícil en escribir más a menudo y la verdad admiro a otras mamás bloggueras que escriben tanto y tan bonito (me da un poquito de envidia jejeje), pero aquí estoy aprovechando una tarde de “tranquilidad”, claro está mi maravillosa mami ayudándome con mi “jefecito” :)

Ya mi Gabriel tiene 2 meses, y he sentido que ya me siento más tranquila jejeje. Creo que ya me estoy acostumbrando a no dormir y de dejar todo lo que hago a medias, aunque muchas veces ni siquiera empiezo jejeje. Pero aquí voy.

Debo confesar que admiro a todas mis amigas fuera de Venezuela, que han tenidos a sus bebés y han tenido que esperar para la esperada ayuda de mamá, algunas ni las han tenido. Yo siento que sin mi mamá estos 2 meses, no sería una mamá decente para mi Gabriel jeje. Todavía siento que no soy capaz de prepararme una arepa decente. Sin mi mami linda, mi esposito y yo estuviéramos en un grado de desnutrición alto.

En realidad no se si soy mamá gallina, me cuesta estar sin mi bebé y el sin mí, hasta para ir al baño quiero tenerlo a la vista y el a mí jejeje. Las abuelas de la vieja época, de seguro me criticarán y dirán que estoy “malcriando” a mi bebé, de hecho mi esposo me ha dicho que Gabriel esta “mameco”, ni les cuento la mirada que le devuelvo a mi esposito cuando dice eso, en realidad creo que lo que está es celoso de lo unidos que somos mi bebé y yo.

Pero cómo no estar pegada cada minuto del día a este pedacito de mí, fueron 38 semanas él y yo juntitos, el feliz dentro de mi, comiendo a gusto, sin frío y sin cambios de pañales y yo feliz sintiendo esa pequeñita vida dentro de mí. Ese vínculo sigue intacto, la felicidad de mi bebé cuando lo pongo en mi pechito no tiene límites. Ahora ya entiendo porque no quiere dormir boca arriba (para vivir con mas nervios jeje), sus tres primeras semanas, entre el cansancio de mami y papi y de seguir mi instinto, Gabriel dormía plácidamente sobre mi pecho, calmándose con el latido de mi corazón, y así se acostumbró a dormir. Cuando empezamos a pasarlo al moisés y ponerlo boca arriba o de ladito, no duraba más de 30 min sin llorar y lograr colapsar mis nervios y de nuevo al pechito de mami. Mami dormía un poco más así, pero no muy cómoda.

Luego de varios intentos, de tratar de que durmiera como tamalito, de ponerle almohaditas en la espaldita, rollitos de cobijas, pues nada tuvo éxito, para lograr que durmiera 2 o 3 horas seguidas sólo se conseguía colocándolo boca abajo. Papá sonríe hoy porque duerme más, pero mamá gallina ahora tiene el sentido auditivo más desarrollado y vive con el fantasma de la muerte súbita cada noche que mira dormir plácidamente a su retoño.

Intentamos el colecho, pero nuestra cama se hizo pequeña de repente, además de que papá cuando duerme se quiere agarrar toda la cama jejeje. Así que ni modo, Gabriel descansa boca abajo, eso si, mamá pasa por lo menos una hora con el dormido encima, para evitar un reflujo y luego cuando ya está profundo, a la camita. A veces me siento una mamá terrible haciendo esto, después que pasé todo el embarazo leyendo sobre las mejores prácticas y sobre lo que no hay que hacer y mi bebé justo quiere hacer lo que ella tanto evitó jejeje. Pero bueno ahí vamos, Gabriel cada día es un bebé más fuerte y bello, ya reconoce los juguetes de su silla mecedora y se rié, se rié conmigo cada mañana cuando pasa 4 horas dormido sin verme, reconoce a su abuelita, que viene paciente todos los días a ayudarme y empieza a reír con papi.

¡Es asombroso como una pequeña sonrisa te llega al alma!

sábado, 30 de junio de 2012

Un mes y 11 días

Hace ya un mes y 11 días que mi vida tomó un nuevo y maravilloso rumbo.... Un camino que ya millones de mujeres han tomado, pero que para mí representa algo único: Ser MAMÁ.

Cuántas de veces de niña jugué a ser mamá y me parecía tan fácil, tomar a mi "Bebé querido", imaginarme que lo bañaba, lo llevaba al médico, darle teterito y acostarlo en su cesta y dormir abrazada a el toda la noche jejeje.

Con el paso de los años, veía el ser mamá como un hermoso sueño pero ya más lejano, mis intereses ya eran otros, quería ser mujer profesional, viajar y disfrutar y así fue. En el camino aparecío una persona especial y nuevamente mis intereses cambiaron, ahora era compartir mi vida, aprender a ceder, compartir metas, disfrutar que estábamos enamorados.

Decidimos unir nuestras vidas y en plena fiesta de matrimonio y en los años siguientes, las benditas preguntas jejeje... ¿Cúando van a ser papás? ¿cuándo van a encargar?, mi esposito y yo sólo guardábamos silencio, sabiendo en el fondo que sí queriamos pero que aún no era el momento, aún teníamos mucho que aprender como pareja.

Luego de 6 años de grandes experiencias y enseñanzas, supimos que era el momento y Dios nos premió sin mucha espera, ahí estaba en mi barriguita esa maravillosa célulita de amor creciendo.

Nueve meses espléndidos, disfrutando como mi cuerpo cambiaba cada semana. Cómo olvidar la primera vez que oí su corazoncito y mi regalo de cumpleaños: Es un varoncito!!. Mi mundo ahora era de color azul... A disfrutar las compras para mi niño lindo, a preparar su cuarto y a escuchar con paciencia los consejos de todo el mundo y la frase de siempre: Ahora ya no van a dormir, la vida ya no será igual jejeje.

El 19 de mayo de 2012 mi bebé decidió que era el día, y así como lloré de alegría el día que oí su corazón, nunca me imaginé lo que iba a sentir al momento de oirlo llorar y respirar por primera vez. Como una magia, dejé de preocuparme por mi y ahora mi mente solo pensaba en ti y para tí. Bienvenido a nuestro mundo mi bebé querido. Mi verdadero y real Bebé querido!!

Y sí, así como todo el mundo nos dijo, nuestras vidas y en especial mi vida cambió para siempre. Ahora está esa personita que depende totalmente de mi, de mi voz, de mi pechito, de mis caricias, del latir de mi corazón, del corazón que oyó latir durante 9 meses.... Ahora son otros consejos que oigo, unos buenos, otros no tanto... "No lo cargues ni duermas con él porque lo malcrias", "Déjalo llorar para que no manipule" jejejeje... yo sólo sigo mi instinto y sólo sé que si lo cargo y lo acurruco en mi pechito mi bebé es feliz, que si llora es porque me necesita. "La vida con un bebé no es fácil y ahora te van a salir más canas". Sí, la vida con mi bebé cambió, pero para MEJOR, sí, hay cansancio, pero cuando sus ojitos se clavan en los míos a las 3 de la mañana, el cansancio vale la pena, cuando me brinda esa bellísima sonrisa sin dientes, no me interesa que sólo haya dormido 3 horas diarias.

La odiosa rutina de mujer trabajadora cambió, y ahora no hay rutina que valga jaja. Cada día es diferente, mi bebé decide hacer cada día distinto y maravilloso. Ya no hay fechas de entregas, evaluaciones, informes ni clientes en mi vida. Ahora soy feliz, entre teteros, pañales y buches, sintiendo que me enamoro más de mi esposo, cuando lo veo tratando de calmar a nuestro retoñito. Sintiendo que ahora valoro y adoro más a mi mamá, mi maravillosa madre que siempre está a mi lado. Ahora realmente entiendo todo lo que ha hecho y sigue haciendo por mi.

Un mes y 11 días, donde ya no me interesa que ropa ponerme, de que color voy a llevar mis uñas, que chismes nuevos hay en la TV. Un mes y 11 días donde sólo me importa solo el bienestar de mi bebé, un mes y 11 días donde mis hormonas me han hecho alguna jugada, cómo a toda mamá primeriza jejeje. Un mes y 11 días de un gran aprendizaje, entre mi bebé y yo. Un mes y 11 días, en donde me identifico más con una mama tigra con sus cachorros que con Kim Kardashian jajajajaja.

Un mes y 11 días, donde espero que haya sido la mejor mamá para ti mi bebé lindo!


Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.