domingo, 30 de junio de 2013

Hace 1 año, 1 mes y 11 días... Feliz primer cumpleaños Blog!!

Hace exactamente un año, me abrí por primera vez, para expresar con palabras escritas lo que sentía por la llegada de mi duendecito.

Un torbellinos de emociones sentía hace un año, con mi bebé de un mes en mis brazos, me sentía como en la dimensión desconocida, no sabía si lo haría bien, lloraba por cualquier cosa, sufría por la lactancia que no lograba y el cansancio extremo típico de esos primeros 40 días de postparto...

Hoy pienso en todo eso y me sonrío un poco... ¡Qué rápido ha pasado todo!. Hoy me siento plena, disfrutando de las aventuras que me hace vivir mi duende caminante.

Gracias a aquellos que me leen, a los que me escriben comentarios por facebook y twitter. Este blog me ha ayudado a no sentirme tan loca en mis decisiones maternas y aunque no escriba tanto como quisiera, disfruto mucho compartir lo poco que sé con Uds y con otrás mamás blogueras! Cuánto me ha enseñado leer a otras mamás!!

Hoy tengo un año, y un mes y 11 días, disfrutando de mi duende con mucho amor, apego, sonrisas, lágrimas y claro,,, el cansancio como toda mamá... PERO INMENSAMENTE FELIZ!!!

Saludos a todos!!!

sábado, 29 de junio de 2013

A dormir felices!

Aprovechando que hoy 29 de junio se celebra el "Día Mundial del Sueño Feliz", me pareció buena idea contar mi experiencia sobre cómo hemos llevado el tema de dormir "toda la noche".

Creo que como toda mamá, he tenido esas noches largas, donde pegar un ojo es díficil, pero en general, no creo que este tema para mi haya sido una amarga experiencia. Simplemente he dejado que todo fluya y que mi bebé me enseñe cómo le gusta dormir.

Para empezar, creo que es importante recalcar que todos nuestros niños son diferentes, mi sobrino A, que es sólo 2 días menor que mi duende, es un dormilón nato jeje, tiene sueño y simplemente cierra los ojitos donde esté, y se entrega a morfeo. Mi duende nunca ha sido así, siempre ha preferido cuando tiene sueño, sentir la seguridad de mi pechito (o el de su abuela) y ahora más grande también le gusta dormir sus siestas con su papito. Su otra opción para dormir, es el carro cuando damos paseos jejeje.

No voy a negar que a veces me gustaría que fuera más fácil dormir a mi duende, me gustaria ponerlo con sueño en su cuna y que el mismo cayera profundo, pero tampco me amargo. Para mi, el momento de mayor placer y tranquilidad en mi día, es el momento de dormir a mi Gabo en la noche. Es de los dos solitos, le doy su tete y casi siempre al ponerlo sobre mi pecho se duerme al rato, cansado de todas sus aventuras del día, otra veces, le canto y si no tiene mucho sueño, canta conmigo jeje, entonces me toca acunarlo y se va durmiendo y bueno otras veces, simplemente no tiene sueño y hay que dejarlo que termine de descargar sus pilas, son pocas veces, pero generalmente son las veces en que yo más cansada estoy jejejeje (ley de Murphy).

Por supuesto, he recibido los típicos consejos, "no lo metas en la cama", "tiene que aprender a dormirse solo", "no lo cargues"... todos me resbalan, y me seguirán resbalando... Simplemente cuando he escuchado a mi instinto, las cosas me han salido mejor. Gabriel solo ha dormido en su cuna, sin yo obligarlo, lo llevo cuando está dormidito, y se queda feliz con Morfeo. Tiene sus noches donde duerme corrido entre 9 y 10 horas, y a veces se despierta. Este mes se ha despertado mucho y yo sospecho que es un diente que viene camino. Cuando pasa, yo lo reviso, muchas veces esta llorando dormido y yo sólo le doy de nuevo su chupón y sigue dormido, las veces en que no se quiere dormir de nuevo, me lo llevo a mi cama y se duerme al rato con nosotros, si yo no estoy muy cansada, lo llevo de nuevo a su cuna, y si lo estoy, nuestro bebé despierta feliz con su papás.




A Gabriel nunca le ha gustado dormir mucho en el medio de sus papás, si yo me muevo mucho o su papá, él se despierta, y por supuesto, cuando duerme es como su papá, que necesita tener muuucho espacio libre para moverse; en la cuna, yo me sorprendo de cómo "navega" dormido, y las veces que ha dormido conmigo, es una carnaval de patadas jejejeje.

En sus siestas es igual, a veces se duerme solito viendo TV en su sillita de bebé, otras veces se pone llorón y al cargarlo se duerme. Yo trato de hacer la siesta con él, pero si tengo cosas que hacer lo pongo en su cuna, y duerme como una hora, cuando hace la siesta con su papá, por supuesto su siesta es más larga, feliz en el pecho de su papito.

Nunca he sido partidaria de eso de ponerlo en su cuna y dejarlo llorar hasta que se duerma. Nunca le leido la teoría de Estivill y ni pienso hacerlo. Aunque de igual manera pienso que cada mamá es libre de decidir qué es lo mejor con su hijo... Mi único consejo es seguir lo que dice nuestro instinto.




P.D: Imagen tomada de Facebook "Nace un doula"

viernes, 21 de junio de 2013

Caminante se hace camino al andar :)


Han pasado unas cuantas semanas desde mi última entrada, los días pasaron como un torbellino luego del primer cumpleaños de mi duende. Diligencias, cansancio, pediatra, viaje de mi esposito, trabajo, paseos… La verdad no tuve mucha cabeza para escribir.

El domingo 9 de junio de 2013, pasando unos días en casa de mi mamá, Gabriel gateando libre de un lado para otro, en un momento, decidió levantarse y caminar de mi cuarto a la sala, así sin agarrarse ni más… todos asombrados y felices, caminaba y caminaba, y desde ese momento no ha parado de caminar. Este logro lo cumplió justo cuando tenía un añito y 20 días… Ahora es mi duende caminante:)

Yo no estoy nada nerviosa, me siento un poco más relajada, porque mi casa es pequeña, y lo puedo dejar libre sin perderlo de vista, simplemente tengo que cerrar las puertas y bloquear la entrada a la cocina y el feliz caminando de un lado a otro. Cuando comenté que mi bebé ya caminaba, mucha gente me dijo, ahora viene lo más cansón, viene la etapa más dura… Yo la verdad no lo he sentido así, me siento más relajada poniendo a mi duende en el piso y que el explore todo lo que quiera. Claro que hay cosas “fastidiosas”, descubrió el botón de encendido del decodificador del cable, y muchas veces es su distracción, los controles remotos son su adoración (como todo buen varón jajaja) y sabe sacar de su puesto todos los DVD de papá y mamá, pero no he tenido que hacer cambios drásticos.




También pensé que me iba a poner triste cuando llegaran los golpes, y si me duelen en el alma, pero me toca ser fuerte para ayudarlo a dejar de llorar, ya tiene 2 golpes en la quijada, pero después del susto, al rato anda jugando otra vez.

Yo disfruto verlo caminar, me parece mentira que ya lo haga, hace un año era mi pequeña bolita y yo me sentía tan asustada, de pensar que no sabía ser mamá. Es increíble cómo cambian nuestros hijos en tan poco tiempo. También me siento satisfecha de todo lo que hemos logrado mi bebé y yo, sin dejarnos llevar por tradiciones, cuentos de antes, yo he seguido mi instinto, nuestro ritmo, sin presiones y ha sido fabuloso!

La parte divertida de esta nueva etapa, es que ahora sí, cuando estamos solitos, se me acabó la privacidad en el baño, mi duende caminante me acompaña de principio a fin, mientras me toca hacer la visita al “trono” o_0.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.