viernes, 28 de marzo de 2014

Pancitas en remojo!

Las cosas por la casa ya van tomando de nuevo su curso, ya era necesario, ya las obligaciones de mamá y papá vuelven a su rutina normal. Yo he tenido mucho trabajo, inicié un curso y tengo mucho que hacer para lograr mi meta académica y justo ayer me dieron la noticia de que tengo una nueva responsabilidad.... No me puedo quejar.

Esta semana si ha sido un poco más diferente y estresante, justo el sábado viví lo que ninguna mamá quiere, llevar a su bebé a Emergencia porque ya se estaba poniendo malito, desde la madrugada de ese día mi duende empezó a vomitar y vomitar, toda la noche vigilando su sueño, al ladito mío, el pobre no podía ni ponerse de lado porque le daban naúseas, fue una noche larga, yo pensaba que algo le había caido mal, pero en todo el día no quiso comer y aunque su humor mejoró un poco, al caer la tarde, de nuevo los vómitos y no quería ni moverse, al sentirlo un poco caliente lo llevamos a la clínica.

Mi duende se portó muy bien, yo me imaginaba que lo tenian que hidratar, así que tragué duro cuando le pusieron la vía en su manito para poder ponerle el suerito... Tragué duro, pero igual tuve que esconder mi cara cuando mi bebé empezó a llorar, mi corazón se puso chiquitito, se portó valiente, dejó que el enfermero lo atendiera a pesar del susto de las agujas. Luego sólo veía con curiosidad su manita con la "manguerita" y decia "oh oh"...

Mi duende valiente
Los exámenes de sangre no mostraron nada anormal, asi que todo era un proceso viral, nos fuimos a la casa al terminarse de hidratar, afortunadamente mi duende durmió casi todo el tiempo que estuvo en Emergencia, a pesar de escuchar a otros niñitos llorando... Todas la mamás pegadas a sus cachorros, todas con el corazón chiquito.

El domingo apareció la diarrea y mi duende sin muchas ganas de comer, yo tratando de ser paciente, muy dificil, ver que mi bebé no come me pone mal, siempre ha sido un tragón, primera vez que lo veo así...

El lunes, taráaaa papá y mamá con las panzas tambien en remojo jajajaja. Vino la abuela al rescate, y nos preparó una sopa levanta muertos jejeje, papá estaba peor que mamá y el duende comiendo muy poco. Ese día vinieron a visitarnos un primo y una tía abuela. El martes al ver que seguía la diarrea del duende, llamé al pediatra, a correr a hacerle un examén al popó y llevarlo a la cita el miércoles. Los resultados normales, el pediatra volvió a confirmar el virus y le mandó unas medicinas para su pancita, que han hecho desatar mi manía persecutoria para que el duende se las tome jeje.. .

El martes, taráaaa cayó la abuelita jajaja y el míercoles la tía abuela que nos visitó... Mi duende contaminator!!!. Y ayer jueves esta mamá tuvo un recordatorio de que mi panza aún no se ha recuperado del todo jiji...

Vamos a ver como transcurre hoy viernes jejeje... Sonrío porque ya no hay tantas medicinas que darle al duende y él está mejorando y comiendo un poco más...

miércoles, 12 de marzo de 2014

Miércoles Mudo: Compartiendo con futuros papás

Gabriel embelesado viendo a un niño de 3 años disfrutar su teta exclusiva 

Gracias Trina, nuevamente por la invitación para compartir nuestras experiencias con los futuros papás de tu curso... Risas y anécdotas que enriquecen el alma!

lunes, 10 de marzo de 2014

Acá estamos


 
He estado alejada del blog, lo reconozco, en principio enfocada en mi meta académica de este año y después del 12 de febrero con el corazón arrugado por los acotencimientos en mi amado país, admito que no tenía "musa" para escribir por aquí. Siento que todavía no la tengo, pero ya más que todo por cansacio físico jejeje. Estas últimas dos semanas mi duendecito ha estado más activo que nunca... Ya es un mini niño... Está precioso!...

Mi hijo es lo que me ha mantenido animada estas duras semanas, y ahora mismo, aquí al lado mío, viendo lo que escribo y al ver la imagen de esta entrada y ver su bandera, ha dicho "Pá"... así le dice a su bandera desde que tiene 19 meses... porque él desde chiquito reconoce la bandera de su PAtria y eso me saca sonrisas y alegra mi corazón... Mi bebé es VENEZOLANO y mi deber como madre es que ame a su país por encima de todas las cosas no tan buenas que pueda tener...

Me niego a escribir sobre política en mi blog, quien me conoce de verdad verdad, sabe que soy bien tolerante con este tema, a todos escucho y a todos respeto, obviamente tengo mi posición, bien clara, bien definida y que defiendo, porque me nace, va con mis ideales y por sobretodo sale desde mi corazón... Por otro lado, mi blog es para todos los que me quieran leer, y desde esa óptica parto, que a mi me leen "chavistas y opositores" (si están en Venezuela) y respeto la posición de cada grupo y no es mi intención nunca causar malestar a nadie con lo que escribo.

Estos días, me he dado cuenta lo importante que es inculcarle a nuestros hijos la TOLERANCIA, es importante el cómo nos mostramos ante nuestros hijos ante estas situaciones que ocurren. Desde mi parte personal, agradezco que supe manternerme calmada con mi bebé y no transmitirle mi ansiedad, para mi hijo su vida ha transcurrido lo más normal posible (a pesar del encierro en mi urbanización). Sé que para otras personas esto es más díficil de manejar, no todos somos (ni debemos ser) iguales.

Sé que como todo ser humano, en este camino de ser tolerante, también he cometido errores, en ciertos momentos se me ha salido mi caracter impulsivo, pero reconozco que sólo ha sido cuando he sentido ataque hacia mi familia o me han atacado directamente con argumentos llenos de insultos. Creo que nadie se queda callado ante eso... Con el tiempo he ido aprendiendo a llevar estas cosas y la opción más sana es simplemente ignorar o si fue muy fuerte, alejarse.... Pero yo trato de no cerrar las puertas, así me aleje de las personas.... Cada quien lleva su vida, según su verdad... Pero nadie, absolumentamente nadie, tiene la verdad en sus manos, nunca hay una sola forma de ver las cosas....

En algún momento me tocará explicarle a mi hijo, el por qué papá y mamá piensan de cierta manera y por qué otras personas distinto. Es mi deber decirle que lo que piensan otras personas, también es parte de su verdad y sobretodo explicarle que se debe respetar, SIN ODIOS, a quien piense distinto a él.

Por ahora sé que he hecho algunas cosas bien, bueno, no sólo yo, esposito también contribuye en enseñarle el sentido de pertenencia a nuestro hijo, en sus 21 meses ha crecido oyendo su Himno Nacional, de hecho me sirve para ayudarlo a dormir jejeje. El que reconozca a su bandera para mí es un orgullo inmenso, cuando vamos a plazas o sitios públicos y la ve izada sale corriendo para verla de cerca y siempre gritando: "Pá, pá, pá..."

Sólo puedo concluir que me siento muy orgullosa de mi País, de ser Venezolana, que deseo la unión de todos, que nuestros problemas se resuelvan entre nosotros, de la manera más constructiva y que sólo nos guíe el respeto, la sana convivencia.... Y LA PAZ


¡TE AMO VENEZUELA! 
 

 

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.